No sólo es la desbandada en Hidalgo. El PRI está muerto y estos números son su epitafio


Con 30 gubernaturas perdidas de las últimas 32 celebradas, con 3 congresos estatales sin un solo legislador y con 4 entidades donde no tienen un solo alcalde, el PRI, otrora el partido más poderoso del país, está muerto

No sólo es la desbandada en Hidalgo. El PRI está muerto y estos números son su epitafio


Política
Junio 26, 2023 01:55 hrs.
Política ›
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

7,157 vistas

Atrás quedaron esos años en los que el PRI era un partido imparable, cuando no sólo se llevaba la presidencia de la República -algunas veces con la complicidad de la supuesta oposición encarnada en el PAN-, cuando tenía mayoría en el Congreso y en los legislativos locales, además de casi la totalidad de las alcaldías… ese PRI ahora se encuentra muerto y está en búsqueda de un epitafio que adorne su lápida.

Al PRI, que seguía más vigente que nunca con los 12 años de gobiernos panistas, mal le hizo regresar con su peor versión en el mandato de Peña Nieto, donde la dupla del Grupo Atlacomulco y el Grupo Hidalgo se encargaron de recordar a la población por qué es que era necesario enterrarlos definitivamente de la vida pública.

Ahora, los principales responsables de tenerlos desahuciados son dos personajes: el presidente Andrés Manuel López Obrador y su marea morenista por un lado, y por el otro su propia dirigencia nacional encabezada por Alito Moreno y Carolina Viggiano.


El fracaso en las gubernaturas

Durante las últimas 6 elecciones estatales, el PRI ha perdido 30 de las últimas 32 entidades competidas; dos de ellas además, con el lujo de perderlas por duplicado: los casos de Baja California y Puebla, la primera por tratarse de una mini gubernatura y la segunda por ser extraordinarias ante una tragedia.

El PRI obtuvo Durango habiendo competido por coalición, y en el caso de Coahuila pudo retener a la única entidad que aún no ha tenido alternancia política gracias a una operación que dividió a la alianza morenista justo en el momento en el que veían amenazada su permanencia, siendo el responsable de la misma Rubén Moreira, exgobernador de dicha entidad, hermano de otro exmandatario también de Coahuila, y esposo de la actual secretaria general de su partido.

El PRI, acostumbrado a operar las elecciones con recurso público, le será insuficiente obtener mejores resultados que en 2018, cuando quedó en tercer lugar, con una bolsa tan limitada económicamente y hasta en simpatías, pues desde ahora se sabe que en la contienda de 2024 donde irá aliado con el PAN, será el partido de derecha quien escogerá al perfil que los encabece.


El fracaso en los Congresos

El PRI goza de apenas 69 diputados de los 500 totales en la Cámara de Diputados, teniendo una representación de apenas el 13.8% de los legisladores; en el Senado de la República le fue peor, pues cuenta apenas con 13 de los 128 escaños, con poco más del 10%.

Pero allí no termina su tragedia.

Mientras Baja California celebraba su segunda legislatura sin la presencia de un solo diputado local abanderado por el PRI, en menos de un año, la actual dirigencia nacional se dio el lujo de perder 9 diputados, 4 de Sonora y 5 de Hidalgo, con lo que ahora son tres entidades las que trabajan sin un solo representante tricolor.




En todas las entidades, o actualmente están con la más baja representación del PRI que hayan tenido, o bien con la segunda peor para los tricolores. Hay además 8 entidades donde el PRI tiene menos del 10% del total de diputados y si contemplamos donde representan menos del 20%, hay 24 entidades así.

De los 4 estados donde mejor representativa tienen, sin ser mayoría, se encuentran el Estado de México, que recién perdieron, Durango que ganaron por coalición, Nuevo León donde perdieron por más de 10 de diferencia y Coahuila que es su último escondite.

De todos los diputados locales en los congresos de los estados, los priistas apenas representan el 15%, esto es, que los diputados del resto de fracciones los superan a razón de 6 a 1 pues cuentan con sólo 167 de 1 mil 113 legisladores locales.


El fracaso en las alcaldías

Si bien en las alcaldías los números son los que mejor saldo les dejan, tampoco ilusionan a nadie ni son la esperanza a aferrarse para evitar su sepultura.

De entrada, en Baja California, Baja California Sur, Nayarit y Tabasco no hay un solo alcalde que haya participado bajo las siglas del PRI; además, con la reciente inclusión del Estado de Hidalgo, son 9 ya los estados donde las alcaldías que gobiernan no llegan ni al 10% del total.




En Hidalgo, aunque presumían de contar con 32 alcaldías, tras la renuncia de 15 de ellos al partido deberían quedarles 17, pero lo cierto es que al llamado de su partido solamente asistieron 6.

Así, además de las 4 entidades donde no tienen ninguna fuerza política medida en el número de alcaldías, solamente en 6 ocupan el primer lugar. Precisar que en 11 estados se encuentran igualados con otra fuerza al usar la misma medición, donde dependiendo del criterio de desempate, hay entidades donde podrían caer hasta 3 escalones más.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


No sólo es la desbandada en Hidalgo. El PRI está muerto y estos números son su epitafio

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.