Cobran millones de pesos mensuales los responsables del fracaso del Tuzobús


Tras realizar estimaciones que superan en más del doble la demanda actual, a 5 años de haberse implementado el Tuzobús, los responsables gozan de contratos millonarios que les siguen enriqueciendo y los tendrán por 5 años más

5,243 vistas

Junio 01, 2020 03:35 hrs.
Economía Nacional › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

El Sistema de Transporte tipo BRT denominado Tuzobús lleva 5 años sin poder dar los resultados esperados, siendo un fracaso financiero y en movilidad, y no porque se trate de una mala idea o de un proyecto innecesario para la zona metropolitana de Pachuca, sino porque sus impulsores falsearon información con tal de anteponer el negocio a los verdaderos beneficios, lo que a la fecha les sigue dando ganancias millonarias a unos cuantos mientras que los usuarios y las propias finanzas públicas se ven afectadas.

Bien es sabido que las inversiones en Transporte Colectivo son más eficientes que aquellas que se hacen para el uso de vehículos particulares, pero una mala planificación arruinó el proyecto de transporte más ambicioso de Hidalgo.

La principal responsable, una empresa llamada ITS Technology de México SA de CV, misma que tiene todas las características de ser una empresa fantasma y en la que se basaron los estudios para iniciar con el BRT: el tiempo demostró que sus estimaciones fueron incorrectas y muy alejadas de la realidad, pero lejos de ser sancionados, son premiados con contratos millonarios.

Los estudios inflados

El documento maestro denominado ”Análisis Costo Beneficio BRT Tuzo-Bus Corredor 1 Centro–Téllez” fue elaborado por Corporación Rehovot con base en la información recabada y elaborada por Logit Brasil e ITS Technology, quienes son responsables de los estudios de oferta y demanda, geométricos, pre-ingenierías, diseños arquitectónicos, diseño de rutas alimentadoras, diseño operacional del sistema, así como levantamiento de campo de rutas existentes sobre la troncal.

El documento de 208 hojas en propiedad de este medio constata toda la serie de falsedades en las que incurrieron para poner el proyecto en marcha, con aval de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en ese entonces encabezada por Gerardo Ruíz Esparza, quien falleció plagado de investigaciones por corrupción por distintas instituciones.

La primer gran mentira derivó de la aportación de recursos privados sobre el total del proyecto, contemplando 312.6 millones de los 1 mil 036 millones totales, siendo una proporción del 35% para los particulares y del 65% para el gobierno.

La realidad es que los privados solamente financiaron los vehículos -que quedaron en su propiedad hasta que les fueron exigidos por los adeudos en multas-, aportando sólo el 16.3% de la inversión, es decir, menos de la mitad de lo prometido.

La rentabilidad social del proyecto también se determinó en función de un “Ahorro de tiempos” y de un “Ahorro de operación”, mostrando una Tasa Interna de Retorno Social del 15.52%.

El problema es que no existió el beneficio de ahorro de tiempo, pues el promedio del aumento en el tiempo de traslados para los usuarios fue 72% mayor al que arrojaban las combis, toda vez que para viajar del sur de la ciudad al centro de la misma, los minutos invertidos promediaban 34 mientras que a partir de la entrada del Tuzobús, los tiempos mínimos tienen una media de 49 minutos y los máximos de 66 minutos. El sistema perjudica a los ciudadanos a tal grado, que de dos por cada tres rutas totales (es decir, de las 19 más sus 7 variantes) es más rápido llegar al Distrito Federal que al centro de Pachuca.

La demanda del proyecto, para hacerlo rentable, también fue sobreestimada desde un principio, inflando cifras para que este pudiera ser autorizado y así la empresa que participó en la realización de los estudios, se viera directamente beneficiada:

Como se puede apreciar, desde el primer año estimó una demanda superior a los 150 mil pasajeros diarios, mismos que para este 2020 serían 169 mil 400. En materia de viajes, estos deberían estar entre los 285 y los 322 mil diarios.

La propia página del Tuzobús sin embargo, en su medición más reciente, informa que sólo se hacen 114 mil viajes diarios provenientes de alrededor de 60 mil pasajeros, lo cual es menos de la mitad de los que vienen en el proyecto, es decir, que si su estudio fue serio su error es garrafal y si lo hicieron para inflar cifras, lo hicieron a más del doble.

Otra cifra que no se ha dado a conocer es que para 2021, el Sistema requerirá de la inversión de 169 millones de pesos, pues cada 8 años debe renovarse el parque vehicular, independientemente de los 108 millones de mantenimiento a las unidades que se gastan en el mismo periodo.

Los beneficiarios del fraude conocido como Tuzobús

Había un propósito sin embargo, en echar a andar el BRT aún cuando las verdaderas estimaciones de demanda eran menos de la mitad de las proyectadas para que el proyecto pudiera ver la luz, y aunque a 5 años de la implementación es más que evidente que falsearon información -o peor, nunca la supieron determinar-, cobran 3.5 millones de pesos mensuales para otorgar el servicio electrónico de cobro, sumando 210 durante su primer año y restándoles otros 210 millones de pesos por cobrar dado que la concesión se entregó a 10 años.

Los beneficiarios fueron, entre otros, ITS Technology de México, quien cobró 64 millones 581 mil 333 pesos para la realización de los estudios inflados y/o mal realizados, mediante 6 facturas, lo cual, es 10 veces más caro que el proyecto más costoso de los 13 que financió el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) en el mismo tiempo, con la gran diferencia de que los otros fueron realizados por universidades y empresas especialistas.

Así, mientras ITS Techonology de México cobró 64 millones por la elaboración de estudios que falsearon información, Corporación Rehovot y Logit Brasil cobraron 72 millones de pesos; de las últimas dos empresas sin embargo, no existe rastro alguno de su existencia más allá de ser comparsas para falsear información con la intención de implementar el Sistema BRT Tuzobús.

ITS Technology de México

Si alguien quisiera ubicar a la empresa mediante la búsqueda de contratos en Portal de Transparencia del Gobierno Federal, no encontraría rastro alguno; lo mismo sucede si se busca una página web o si se busca su domicilio fiscal, ubicado en Presidente Masaryk 191 802-B, pues hace años que dichas oficinas fueron abandonadas y puestas en renta nuevamente: desaparecieron din dejar rastro.

Además del millonario recurso erogado para realizar estudios que demostraron su incompetencia al estimar en el doble de afluencia un proyecto de la envergadura del Tuzobús, el único vestigio que dejaron fue su correo de contacto: xocarrasco@hotmail.com

Dicho correo sin embargo, corresponde a Xóchitl Carrasco Martínez:

Carrasco Martínez participó en el proceso de renovación de Consejeros del ITAIH -aunque perdió-; participó en Impulso Rosa junto con Citlalli Jaramillo así como en reuniones con la Coparmex Hidalgo. También fue Secretaria de AMMJE Hidalgo.

Además de la “fantasma” ITS Technology de México, responsable de inflar la supuesta afluencia diaria que tendría el Tuzobús, es representante del consorcio Bea Tectra, misma que fue “premiada” con una concesión a 10 años para operar el Servicio de pago electrónico del Tuzobús durante 10 años, por el cual obtiene un 11% de los ingresos totales, esto es 3.5 millones de pesos mensuales de los cuales ya ha cobrado por 5 años y le restan otros 5.

En julio del año pasado su contrato se sometió a revisión derivado de las carencias en el servicio, según informó José Luis Guevara Muñoz, titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte (Semot) en Hidalgo.

Resalta que hasta antes de ser directora asociada de ITS Technology, no ostentaba experiencia alguna en transporte.

Sigue Tuzobús sin ofrecer resultados

Pese a que la implementación del Tuzobús se originó desde una proyección que estimó más del doble de pasajeros de los que cuenta actualmente y que a una de las empresas responsables de dicha falla se le ha premiado con contratos millonarios, el Tuzobús no sólo ofrece un transporte lento para los pasajeros y las unidades se aprecian iguales a las combis que dejaron atrás, según documentó La Silla Rota en el cuarto aniversario del Sistema, sino que también es un barril sin fondo: 36 millones de pesos les son subsidiados anualmente para mantenerlo.

Si la cifra de pasajeros es adecuada a su afluencia real, el Tuzobús es el BRT con menor cantidad e usuarios de los 12 que existen alrededor del país.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019 elaborada por el Inegi, los tiempos de espera entre que transcurre una unidad y otra tienen insatisfechos al 37% de los usuarios, ocupando el 5to lugar con mayores quejas en dicho rubro.

También ocupa el 5to lugar nacional en cuanto a pasajeros insatisfechos por la insuficiencia de rutas.

Ocupa la 5ta posición en cuanto a pasajeros insatisfechos con el respeto de los operadores a los señalamientos viales.

El nivel de satisfacción de los usuarios con el Tuzobús se encuentra por debajo de la media nacional.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.